miércoles, 5 de septiembre de 2018

Tarritos antimiedo

¡Buenos días!




Hoy vengo a enseñaros unos tarritos que hice para tener una ayuda a la hora de afrontar los miedos y superarlos.

Lo que pretendo con estos tarritos es que sean conscientes de a qué cosas o situaciones tienen miedo, para empezar desde ahí a afrontarlos y superarlos. Además, con esta actividad pretendo que los niños sean totalmente libres de escribir lo que quieran y fomentar su creatividad.



Primero de todo se necesita:
     - Un tarrito
     - Pintura fluorescente
     - Bolis Pilot Frixion
     - Papel
     - Pinceles
     - Tijeras






Una vez lo tengamos todo preparado pedimos a nuestros alumnos que con los bolis frixion escriban sus miedos en papelitos. En cada papel deben de escribir una cosa o situación a la que tienen miedo y les gustaría afrontar, una vez escrito doblan el papel y lo meten en el bote. 







Y ahora me diréis ¿por qué pilot frixion? Pues bien, los pilots frixion, como su nombre indica, la tinta se borra al generar fricción sobre el papel, esta fricción genera calor lo que hace que el boli se borre.  Por tanto, no olvidaros de este dato que más adelante explicaré por qué los utilizo. Todo a su tiempo :)




Una vez hayan escrito todos sus miedos, procederemos a pintar nuestros tarritos con la pintura fluorescente. Esto es libre, debes dejar rienda suelta a su creatividad y que cada uno pinte el tarrito a su gusto. 








Una vez esté pintado y seco, y con los papelitos dentro, lo cerraremos y les explicaremos que:

"Este es un tarrito antimiedos, debemos de cuidarlo muy bien, y para ello necesita que lo pongamos al sol todos los días, para que coja mucha fuerza y por las noches nos alumbre para superar nuestros miedos. Además poco a poco veremos que nuestros miedos escritos en el papel se van difuminando y por tanto desapareciendo".


Como he dicho antes, los pilots frixion los uso porque al ser borrables y poner el bote al sol, poco a poco se irán borrando las letras y por tanto desapareciendo los miedos que hayan escrito nuestros alumnos. 


Es una manera lúdica y divertida de aprender a afrontar los miedos que tienen, pero sobre todo a reconocerlos. ¿Cuántas veces habéis preguntado y os han contestado: "Yo no le tengo miedo a nada"?

A mi me lo dijeron, pero cuando dije que todo lo que escribían era secreto y nadie lo vería, ya automáticamente le tenían miedo a muchas cosas. 

Es bueno enseñarles a reconocer el miedo, y darles un empujoncito para poder afrontarlo.


 






 

No hay comentarios:

Publicar un comentario